viernes, 1 de abril de 2011

Eu... ¿Qué? Que... Sh, pará un toque. Bueno. ... ¿Listo? ¿Qué pasó? Nada, nada. ¿Te puedo hacer una pregunta? Dale. ¿Por qué ponés las conversaciones en el blog? Porque me das mucha ternura, mucha. Pero es una mierda que hagas eso, a mí me aburre. Hacé entradas con contenido... Los que lo leen me conocen. No pueden exigirme mucho, soy mediocre, you know what I mean. Callate, sabés que odio que digas eso. Bueno, no lo digo. Pero no lo pienses tampoco. Lo que me faltaba, que me controles el pensamiento. Soy el mayor, si no lo hago yo... ¿quién lo hace? ... Estoy sensible. ¿Te vino? No, no es por eso. ¿No te vino? ¿Cogiste? ¿Te cuidaste? Ay, Franco, por favor, me conocés. Sí, ya sé, 'no sex yet'. Odio que seas grande y hagas esos comentarios, me indisponen el carácter. Te amo, ¿sabés? Sí. .... Escuchame, ¿me pasás a buscar por el cole un día de estos? No. Qué malo, gracias. Estoy sin auto. Fuck. Sí, lo mismo pensé. Mmm... ¿Qué? Nada, Los Simpsons. Homero, eso. Anoche pensaba que... ¿Qué? Que no nos vamos a casar, te lo iba a pedir pero vos no querés casarte nunca. Podemos tener un hijo, ¿querés? Digo, no voy a ser tan buen padre como Frank pero me defiendo. Amo que respetes esas flasheadas mías. Y tampoco sé si voy a ser tan bueno en la cama como Gerard en Raz... ¿¡LO LEÍSTE!? Alto ahí, no te espantes. ¿Qué tiene de malo? Yo siempre te apoyé con esas cosas. .... Sí, ya sé que no te gusta que te lean las cosas amor, pero nos conocemos desde chiquitos y no hay nada ahí que me espante. Es más... No hables. ¿Qué? Te amo, eso. Yo también, mucho. El sábado empiezo el taller...
¿De fotografía? Sos igual a Dory... No, boludo, no. El de fotografía lo empecé hace como un mes, el literario, ese. Después me vas a dedicar muchos cuentos, tu primer libro, los personajes los vas a hacer pensando en mí... Me asquéas. ¿Qué dijiste? Ese ego... Pfffffffff, me exaspera. Voy a morir así, lo tomás o lo dejás. Lo dejo. Hace tiempo que lo dejé, ¿no? Lo dejamos. Sí, bueno, eso. Todo termina siempre en el mismo puerto. Es cosa tuya. Sí, un poco. Odio esto. ¿Esto qué? Nada, que hablemos así, como si fuésemos... no sé, dos adultos. Somos adultos. Vos, yo todavía estoy en la secundaria. ¿Y eso qué? Siempre te gustó alardearme lo madura que eras. Primera señal de que no lo era, esas cosas no se dicen. Callate, te venís a hacer la modesta... Vos y yo sabemos que lo sos. Cagate, me hacés sentir una vieja. ¿Quién fue siempre la mente pensante de nosotros dos? Vos.


Me molesta, me exaspera que la similitud llegue a tal punto que pensemos lo mismo el uno del otro.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar