viernes, 4 de febrero de 2011

Entrada emo

Me acuerdo la vez que mi profe me dijo que escribir era como hacer el amor, como tener un orgasmo. Sonriendo alzó la vista quizá tan incómodo como yo, pero con aquella forma directa que lo caracteriza y dijo: "Porque cuando uno hace el amor necesita una pausa, un momento. Las ganas están saciadas, escribir es lo mismo".
Exigirse es desgastarse, supongo. Escribir con un determinado plazo pesando sobre tus hombros no es fácil. Porque sí, podría escribir cientos de palabras vacías, ¿pero para qué hacerlo si no tienen significado alguno?
Supongo que con nostalgia puedo decir que tuve un orgasmo y que, hasta que no pase ese momento "posterior" no voy a recuperar mis palabras.
Quizá debería probar con—como dice mi recientemente adquirida hermanita menor—"uno de mis martes 13". Perhaps sea eso, que me estoy exigiendo escribir algo que ni siquiera yo me acuerdo como se siente. De todos modos voy a probar de nuevo. Tal vez mañana de pueda escribir sobre ese pasado que no duele pero molesta, sobre esa herida que se cierra parcialmente pero que en cuanto la recuerdo vuelve a sangrar.
Chau, me voy a seguir llorando con Desert Song (etapa que pensé que había pasado pero al parecer no).
PD: ¿Cuánto me duró la felicidad? Escasos meses.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar