martes, 25 de enero de 2011

Descripción

Si me pidieran que describiera mi personalidad, primero vacilaría. Una impresión, una idealización de la otra persona, creo yo, debe hacérsela uno mismo. Pero supongamos que por una de esas casualidades me agarran fuera de mis idealismos raros y, entendiendo que no hay nadie más ideal para definirse que uno mismo, vacilo unos segundos pero termino accediendo al pedido. Entonces, escuchando "So far away" que inevitablemente me hace acordar a él, diría de mí:
Soy Ana. Bah, eso no tiene significado para vos, pero para mí es lo que soy. Me considero mediocre a pesar de las muchas veces que me dijeron que no lo soy. No le sé mentir a la gente que quiero y me importa, no puedo. Lo que hago nunca lo puedo considerar bueno o lo suficientemente bueno, no interesa cuántas veces intentes convencerme. Cuando hay que hacer algo en grupo necesito participar; si se va a relacionar mi nombre necesito saber que sí formé parte de eso. En cuanto al colegio se refiere tengo la fucking costumbre de creer que "si lo hubiese hecho yo, estaría mejor". No es un tema de superioridad porque no me creo superior a nadie, pienso que esa creencia nace a partir de que "si lo hubiese hecho yo, las cosas estarían hechas a mi modo". No creo en Dios. Creo que hay algo más allá... ¿Allá dónde? No sé, confío en que hay algo más grande que nos mueve. Probablemente el amor, pero no ese amor que la iglesia católica rotula como "Dios". No sé como explicarlo tampoco, quizá algún día le dedique un post exclusivamente a eso.
Soy sumamente celosa. MUY celosa. Soy hermana, soy hija, soy amiga, soy nieta, soy sobrina, pero sobre todo soy yo. Soy pro gay, creo que cada uno tiene el derecho de elegir lo que quiera y que los demás no somos nadie para juzgar; al fin y al cabo siempre seguimos siendo las mismas personas. Los homofóbicos me resultan despreciables, entre ellos están incluidos mis abuelos. Y considero MUY ignorantes a la personas que cuando escuchan esas cosas se creen que sos lesbiana.
Amo escribir, amo leer, amo formar parte de un personaje al nivel de reír o llorar con éste; ya sea escribiéndolo o leyéndolo. Soy My Chemical Romance; fui Bullets, fui Revenge, fui Parade y soy Killjoy. Fui lo que los demás querían que fuera y fui yo misma. Soy la que odia los deportes y la que ama el arte. Soy la que no puede vivir sin música. La de carácter fuerte, la que es fiel a sus ideales, la que pasaría horas acompañada de su cuaderno y una lapicera. La loca que hace terapia, la pobre hija de padres separados, la estúpida que se deja pasar por encima y hace la vista a un costado. Ésa soy yo irónica.
Soy la que piensa lo que piensa por que lo creo yo, no porque mis viejos opinen lo mismo. Ésa que sabe reconocer los defectos de sus padres, que entiende que ser iguales a ellos no siempre es ideal. Nunca me vas a escuchar decir "mi mamá/papá dice que...", yo soy: "yo creo...", "yo pienso...", "yo siento...". De ahí a que eso sea lo que opinan mis papás es otra cosa.
Me molesta la gente que no sabe admitir sus carencias, y yo me las admito por demás. Soy a la que le dicen que es buena persona y todavía no puede creerlo. Ésta soy, la que a los quince años prefiere pasarse la noche en su casa—escribiendo, por ejemplo—antes que ir a un boliche, ponerse en pedo y tener, al otro día, una anécdota para contar sobre lo bueno que estaba el flaco que te comiste. Si por eso merezco el "antisocial", también seré "antisocial" entonces.
Soy la que marca continuamente los defectos de su papá y a la que siempre le dicen: "pobre, no hables así de él"; la diferencia es que yo sé notarlos y no tomo lo que él hace como si todo estuviese bien por el simple echo de que es mi papá.
Soy mi cámara, las fotos, mi iPod. Los libros, la pila de cuadernos que tengo escritos con diferentes historias. Soy mis personajes y ellos son yo, soy sus decisiones y ellos son las mías. Soy mi historia, soy mis decisiones, soy mi forma de pensar. Soy adicta al café y a los chicles. Amo el olor a lluvia, la lluvia, el frío. Y probablemente también sea mi mejor amiga y sus jodas, nuestras risas y nuestras conversaciones serias.
Soy la perfeccionista a pesar de mi imperfección, la obsesionada, la detallista, la minuciosa, la paciente, la demente, la solidaria, la... Soy la inteligente—dicen—pero esas cosas no hay que creerlas. Soy tantas cosas que ya ni sé qué soy. Por eso lo resumo en: soy Ana.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar